lunes, 14 de julio de 2008

Tres dias y un adiós.

Han pasado tres dias. Tres dias desde que escribí mi inscripción a la escuela 'Comete el mundo princesa'. Me admitieron. He pasado tres dias 'fabulosos', un dia en casa, me relajé. Pense en todo lo que me ha hecho daño, en donde usar mi gran goma borra errores. Seguí con mi proyecto de empapelar mi pared inmaculada, de grandes pecados plasmados en fotos. Solo las imprimí, creo que me da miedo que aún quede ese vacio, vacio. He pasado una tarde bajo la lluvia, mojando mis pestañas de lluvia y no de lagrimas, lluvia en toda la cara, arrancandome el maquillaje que me hace distinta. Como niñas pequeñas, corriendo de charco en charco, merendando gofres, saltandome mis pautas de salud, pero contentas. Aparecí en una fiesta sorpresa, bajo una tormenta que asustaba, he conocido a la familia de Marina, he pasado una noche magica con ella, noche que acabamos en un coche con la música al tope, gritandole a una camara que eramos mucho más de lo que el mundo se cree. Me emborrache en un tren, acabe un domingo en una discoteca, en donde la música no me contaba nada, pero me hacia enloquecer. Pum pum pum, y me vuelvo a mojar. La fiesta del agua. La fiesta de los recuerdos empapados. Nos desfasamos hasta dejarnos la fuerza en un podium, y acabamos en un tren vuelta a casa, llegando tarde, tiritando. Me he hecho ausente de todos los problemas que me vienen atormentando, me he tirado con mi madre en la cama y nos hemos reido de... 'NADA'. He sentido esa nostalgia que me rompe el conocimiento, no me han hecho falta tacones ni maquillaje provocador para comerme todo un fin de semana. Ahora tengo la tonteria encima, es como si tus palabras volviesen a mi cuando me cierro en esta habitación. Te has impregnado hasta en mi ducha.

- Seguro que ya estas arrugada
- ¡ No imbécil !

He llegado a pensar que sentirte tanto es lo peor que me ha podido pasar, me inundaste de sueños, ahora estoy inundada de recuerdos estupidos. Pero ya basta de lamentarse. Me dijeron que cuando mejor se escribia era de mala ostia, y solo pensar en ti, me enciendo. Y no en pasión. Me han admitido en la escuela de donde me hecharon gracias a ti. Tengo que empezar una nueva vida sin ti. Tu te calificaste de uno más, y así pienso dejarte.


- Tomate una a mi salud
- O uno.

3 comentarios:

Miss Satriani dijo...

Sé que aprobarás con sobresaliente:)

Tresístole. dijo...

Se siente viva mi pequeña :)

nuky dijo...

Eso que tú sientes, eso de tener ganas de comerte el mundo hará que superes todo lo que has pasado y des la vuelta a tu vida. Yo también quiero entrar en la escuela!!! Preinscripción para cuando? Suerte ;)