viernes, 24 de octubre de 2008

Que felices eramos cuando no eramos nada

¿Te acuerdas cuando tenia cinco lazos para mis cinco vestidos favoritos?
Cuando en aquella temporada el dinero no sobrava ni era un soporte para nuestra vida. Si, digo nuestra, cuando eramos tres y hablabamos siempre
en plural. Me acuerdo cuando me ponía malita y te ibas en busca de un nuevo juguete, que sin abusar de económia, fuese el más bonito de toda la tienda y me lo traias junto a mis chucherias favoritas, mejor dicho, las únicas que me gustaban, esas que solo tu y ella sabiais. ¡Que bonitos eran aquellos domingos! Vosotros pegados al televisor y yo entre medio de los dos, pegada a vosotros como una lapa, dibujando, coloreando o trasteando con alguno de mis regalitos. Nuestra felicidad era como un secreto a voces, y sin yo aún saberlo muy bien convivia con una envidia ajena lo suficiente fuerte como para dañar, para destruir. Pero para aquellas fechas cuando aún eran los 90 nadie podia destruirnos, nos protegiamos mutuamente, bueno, vosotros me protegiais y yo, según contais, era vuestro impulso en la vida, vuestro motivo de vivir, la cura a cualquier mal. Yo tenia miedo a las arañas, y lo sigo teniendo, tenia miedo a que apareciesen en mi habitación o debajo de la cama todas aquellas personas que yo soñaba que venian a hacernos daño, pero sobretodo le tenía miedo a perderos, a que algún dia todo lo que me rodeaba se acabase, a que os fueseis de mi lado...
Pero seguís aquí, tan solo fisicamente, pero aquí seguís... quizás ya no reciba nunca un beso de bienvenida y vosotros tampoco una sonrisa de amabilidad, pero será cuestión de acostumbrarse.
Ya no lloro en la esquina de mi habitación como cuando era pequeña, ni tiro la comida a escondidas, ahora suspendo y me voy de farra, vuelvo tarde y no doy explicaciones.




Quizás lo tengo merecido, quizás vosotros tambien.
¿Fué el destino, el dinero...o fué la envidia quien destruyó esto?
Aún somos tres, cojeamos, pero seguimos siendo tres y solo tres.

7 comentarios:

Someone exactly like you. dijo...

Joder qué crudo chica...
Aquí somos dos y la conversación más larga del día es: qué tal.bien.
Supongo que cuando crecemos y vemos todo lo que han fallado cuando creíamos que ellos eran "perfectos" nos decepcionamos.Les devolvemos todas las veces que dijeron eso de "ahora no puedo estoy ocupadx (haciendo la cena,pintandome las uñas,liando un cigarro...)

Someone exactly like you. dijo...

Posdata: me encanta la foto :):)

sRta. roCk&roLL dijo...

un texto duro pero es la realidad. Aqui seguimos siendo tres, cojeamos y a veces parece que solo uno tira del carro.

Gaia ilargia dijo...

Crecer, crecer, crecer.

Prefiero ver Peter Pan*

Los domingos solían ser muy bonitos...

¡Muy buena recalcación del tipo de letra!

Besos de colores.

gaia

Rock Mantic dijo...

Qué recuerdos..
pues aquí somos dos..
con la misma cara y espíritu infantil que siempre..

:)gracias por pasarte.
te pongo en mis enlaces y me seguiré dejando ver por aquí
muak!

David C. dijo...

aunque sea sigues siendo tres. yo era cinco, desde hace 12 años soy cuatro.

saudade dijo...

Que jodido es crecer.