lunes, 7 de julio de 2008

200 clinex.300 lagrimas


Aun quedaba tu sabor en mis ideas. Aquel sabor tan dulce que tanta vida me dio... aquellos sueños incumplidos, y que ya nunca se cumpliran, que me enamoraron, que me emborracharon, que jugaron conmigo. Jugar. Nunca nadie habia sido tan descarado para romperme el corazón. Dos meses, como si fuesen dos vidas. Y no tienes derecho, no tienes derecho a enamorarme y enloquecerme y a jugar por detras con la primera que tus ojos ven. Tus ojos eran mios, en ellos solo me podia encontrar a mi. Tu boca era mia, y tus perversidades tambien... Juegos en un baño, aventuras de madrugada, conversaciones subidas de tono y promesas en hoteles 5 estrellas. Todo era una farsa, y ahora estoy substituida, hundida.

Que me paso las horas esperando tus palabras, un hola, un simple hola. Tanto amor que no eres capaz ni de callar mis lagrimas, tanto me querias que no te das cuenta ni de mi presencia. Eres como todos. Me endulzas, jugamos y me tiras, vease un clinex. Pues tu puto clinex se cansó, ahora necesita 200 más. Mi cara no merece arrugas, y puestos a jugar pienso pervertir a cualquiera.

Aunque quererte solo podre quererte a ti...de momento.

TOCADA Y HUNDIDA.







1 comentario:

Miss Satriani dijo...

El amor, la mayoría de las veces destroza más que cura.