jueves, 31 de julio de 2008

De vuelta, intermitente.

¿Despues de la tormenta llega la calma? Si la calma va a instalarse de nuevo en mi corazón, que lo haga despacito, una mudanza suave, como mi pestañeo al leerte. Mucho tiempo en estado K.O, para volver al modo On de la tarde a la noche, esta vez la mañana no me a dado una desilusión más, tampoco una alegria, no voy a dejar volar palomas al vuelo tan rápido, ganate el espacio que ahora ocupaban ellas, recomiendome por dentro el alma, a picotazos, entra para curarmela, a besos, a lametazos. Hidratate conmigo, duchate bajo mis dudas y sienteme. Recuerda los momentos contados por kilometros, y empieza a buscar ideas únicas para llenar ese vacio que nos queda hasta los 800. No quiero mentir, me alegra saber que puedo pensar en tí sin tener que pensar que debo dejar de hacerlo, estoy igual que una niña pequeña con su castigo recien levantado y esa desconfianza de otro chaparrón. Digo recien levantado pues no lo cumplí ni de lejos.

- No espero que me digas que me quieres ni de lejos
- ... Pues esperalo de cerca, yo tambien te quiero.

Dame cinco minutos más en mi paso de zebra favorito, con mi canción favorita para pensar en el que fué mi idiota favorito, y quizás vuelva a serlo.

3 comentarios:

Tresístole. dijo...

Vete con pies de plomo,pero VIVE.

Miss Satriani dijo...

Sin prisa pero sin pausa:)

el hombre de la baraja de la derrota dijo...

siempre llega la calma
y cuando se instala se iluminan las ideas

ten desconfianza pero no vivas en ella pues no lleva a nada y te priba de encontrar caricias

saludos